martes, 26 de junio de 2012

Batalla de Celaya

 

Batalla de Celaya

batalla de celaya
Dorados de Villa
La Batalla de Celaya inicio en el año de 1915 con una serie de combates que habrían de cambiar el curso de la historia, ya que significaron el fin del poderío militar villista y aseguraron al constitucionalismo la hegemonía en nuestro país.

Poco tiempo antes había ocurrido la escisión revolucionaria, donde varios de los más importantes caudillos decidieron separarse de Carranza, formando el bando convencionista (llamado así por haber integrado la llamada Soberana Convención de Aguascalientes), en oposición a las fuerzas constitucionalistas que apoyaban al llamado Primer Jefe y Encargado del Poder Ejecutivo Venustiano Carranza.

Al dividirse las fuerzas revolucionarias, Villa se adhirió a los convencionistas, con lo que este bando quedó con ventaja numérica sobre los constitucionalistas. El 7 de marzo de 1915, en estación Peón, tuvieron lugar los primeros combates entre ambos bandos, resultando derrotados los convencionistas.

El jefe de las fuerzas constitucionalistas, General Alvaro Obregón, comenzó a concentrar fuerzas en la región del Bajío; Francisco Villa, al conocer estos movimientos decidió partir a enfrentarlo, con lo que cometió su primer error, pues abandonó Torreón, lugar que conocía ampliamente, para dirigirse a Irapuato a pesar de las adversidades del General Felipe Ángeles su Jefe de Estado Mayor. Los villistas sumaban más de 22,000 hombres, más del doble de las fuerzas de Obregón, sin embargo, el triunfo se inclinó desde un principio hacia los constitucionalistas.

La primera batalla se libró del 6 al 7 de abril, al avanzar impetuosamente los villistas sobre Celaya, sin embargo, fueron detenidos por el eficaz dispositivo de defensa de Obregon, que maniobró correctamente con sus tropas, mientras los convencionistas se limitaron a lanzar ataques frontales sin orden ni coordinación; durante el día 7 se consumó la derrota de Villa. Del 13 al 15 de abril se desarrolló la segunda batalla, que resultó un desastre para los villistas.

Tras de la Batalla de Celaya, fue sólo cuestión de tiempo para que Villa perdiera toda su fuerza militar, limitándose a partir de entonces, a combatir como guerrillero. De este modo, el gobierno carrancista pudo consolidarse en el poder y promulgar dos años más tarde, la Constitución Política que actualmente nos rige.

Dejanos tu comentario para seguir mejorando!
EmoticonEmoticon